Actualidad

La decisión a conciencia es la clave del éxito

¿Si no sé qué estudiar, mejor espero?
La decisión a conciencia es la clave del éxito

Ingresar a estudiar, hacer un preuniversitario o trabajar son algunas de las opciones que tiene el postulante. Pero, si no está seguro de la carrera que quiere seguir, se recomienda analizar el escenario y necesidades personales con el apoyo familiar para decidir informado y a conciencia. El resto viene por añadidura.
Un porcentaje no menor de postulantes a la educación superior aún no han encontrado su camino definitivo, y no saben realmente qué carrera seguir. Esto puede generarse a partir de varios conceptos como bajo autoconocimiento y dificultades en la definición de la identidad personal, reducido conocimiento de las carreras y ofertas del mercado e, incluso, prejuicios en relación a las carreras con las que se tiene mayor afinidad, por lo que bloquean la elección.

Así lo señalan las profesionales que integran el equipo de Óptima Consultores -las psicólogas y consultoras Paula Castañeda, Consuelo Navarro y Paz Vial, esta última consultora senior- quienes añaden que también puede existir en el joven poca proyección de futuro. "No se visualizan a largo plazo, por lo tanto, no son capaces de identificar un camino para un futuro que no imaginan. Por último, puede deberse a que están agotados y no tienen fuerzas para elegir", explican.

Realidad nacional
Pero, ¿cuál es realmente el panorama nacional? ¿Qué factores afectan la decisión del alumno? Hoy existe una mayor participación del colegio, los padres y el propio joven en la elección vocacional, siendo un tema instalado en la sociedad, en términos de la importancia de tomar una buena decisión y la necesidad de informarse y, si se requiere, buscar asesoría.
Sin embargo, señalan las expertas, como los padres están más informados, exigen a los adolescentes más razones para justificar su elección. "A ello, se suma la alta oferta de carreras, con nombres muy específicos y campos de fuerte especialización y desconocidos. Además de las múltiples alternativas de instituciones que saturan el mercado de mensajes, lo que hace más difícil la decisión".

Agregan que el proceso no termina cuando se elige la carrera. Siempre se analiza más allá y la decisión es cuestionada en forma constante, lo que hace posible que existan cambios de opinión, ya que hay una apertura constante a nuevas posibilidades.
Esperar o no esperar
Si la decisión del alumno no está realmente tomada, hay dos opciones que son las más usuales: esperar hasta el próximo proceso de admisión o seguir alguna carrera para adquirir conocimiento.

Las profesionales de Óptima Consultores recomiendan que el joven que decide tomarse un año, no se quede sin efectuar alguna actividad. "Lo único que lograría es postergar la decisión y volver a enfrentarse a ella sin ninguna preparación adicional", sentencian.
Tomarse el año y hacer un preuniversitario es lo recomendado cuando el joven tiene clara la carrera que quiere estudiar, pero que no logró el puntaje necesario para ingresar. Por lo tanto, dedica un año a prepararse teniendo la meta clara de elevar su puntaje. Cuando se trata de jóvenes que han sido los menores de sus cursos, un año de vida sirve también para crecer y madurar.

"En ambos casos, cuando el joven dedica un año a trabajar o hace preuniversitario, es importante tener claro que el profesional posiblemente se producirá un desfase respecto del mundo de pares, quienes ya tendrán en el mundo universitario sus nuevas redes sociales".
Por ello, cuando ha habido fracaso universitario por inmadurez y/o falta de compromiso, se recomienda que el joven trabaje. "Después de un período laboral de un año, puede aclarar sus opciones y valorar el estudio como una plataforma útil para alcanzar sus metas futuras, poniendo mayor esfuerzo en un nuevo intento".
En otros casos, para quienes no han podido elegir debido a sus múltiples intereses, la recomendación es que el alumno entre a una carrera específica, aunque no tenga claridad respecto si es la que más le interesa. "Mediante este camino, vivirá el compromiso por una opción, pudiendo descubrir si la elegida es realmente de su gusto como para dejar otras iniciativas que tenía en mente".

Apoyo central
Un año de espera sólo es recomendable si está dedicado al discernimiento vocacional y a definir un plan B, si es que no resulta esta segunda opción. Si no, dicen las expertas, existe el riesgo de perder el foco ante la tendencia hedonista de esforzarse poco, perdiendo training de estudio y método de trabajo.

"Es importante también mencionar el desfase que se produce respecto al grupo de pares, lo que junto al mayor tiempo libre, en soledad, sin compañeros ni amigos, puede provocar una desestabilización emocional. En general, los jóvenes vienen de un año intenso y de mucho trabajo, por lo que el frenazo es muy grande y hace perder el foco y en muchas ocasiones nos encontramos con trastornos depresivos secundarios a esta situación", explican.
Los padres deben tener en cuenta que hay muchos aspectos que no ayudan a los jóvenes en estas circunstancias y que sólo funcionan como un elemento de presión, llevando a una mayor confusión. Es clave aceptar a los hijos tal cual son, para obtener una visión realista de ellos. Y desde ese punto, ayudarlos a proyectarse y a definir cómo les gustaría verse en el futuro. Por lo tanto, es importante darle libertad al joven en esta decisión, pero apoyarlo desde el punto de vista de la orientación vocacional.

Orientación profesional
Es necesario distinguir si el problema para elegir una carrera es el tema principal del alumno o si se trata del síntoma de otros problemas o trastornos, los que pueden requerir ayuda profesional.

Esto se aconseja cuando el joven cuenta con poco apoyo o conocimiento de su entorno inmediato y se encuentra solo tomando la decisión. En este caso, la orientación de un profesional puede ayudarlo en el proceso de discernimiento. También es una opción recomendable cuando se trata de jóvenes con una débil orientación al logro y poca perseverancia.

Fuente: El Mercurio 17/01/2012

 

¡Sigue este link!

decision a conciencia